Despido de un compañero en Emulsa

La sala de lo Social del TSJA considera improcedente el despido de un trabajador de Emulsa con contrato relevo y da la opción a la empresa pública de readmitirle o indemnizarle con 16.000 euros. 

  Parece que la empresa y la mayoría del comité de empresa están a favor del despido con indemnización. La justificación que dan es la propia casuística del contrato relevo que en su día negociaron de una manera determinada y, como mínimo, discutible: 

Contrataron con la intención de que después de 4 años los trabajadores no fueran indefinidos, de forma que daban cobertura a una precariedad laboral que contravenía la norma que obligaba a que fueran indefinidos desde el primer día de trabajo. El Comité de Empresa aceptó dicha propuesta no sabemos si engañados por las promesas de la empresa de que todo era legal o conscientes de dicha ilegalidad. En cualquier caso, la actuación fraudulenta de la empresa debió contar con la debida oposición sindical desde el momento en que dichos contratos se firmaron

Ahora el TSJA sentencia que esos contratos han de ser indefinidos poniendo muy en cuestión el acuerdo de entonces. Acuerdo que vulneraba lo establecido en el estatuto de los trabajadores al realizar un contrato en fraude de ley acordando además su despido futuro. 

Sindicalmente es inaceptable que se esté a favor del despido de un compañero con una sentencia que avala que ha de ser indefinido. La seña de identidad del sindicalismo y de cualquier organización que se proclame progresista es defender a los trabajadores/as y, más simbólicamente si cabe, si es una empresa pública.

Dar legitimidad al despido libre no es admisible ni política ni sindicalmente. Puede ser legal no readmitir al compañero pero no es ético.